Dueñas del mejor regalo


El día de la madre es este domingo y muchas de nosotras no pensamos en el

regalo para ese día, solo queremos pasar ese día muy mimadas, apapachadas

y si puede ser descansando, mejor. Aunque sabemos que eso para nosotras es

un poco difícil jejeje.

Quisiera comentarles un poco mi

historia de madre. Tengo dos

hijos, el mayor es Mateo, tiene 5

años y con él aprendí desde el

día que llego al mundo que dormir

toda la noche es un privilegio que

muy rara vez tengo la dicha de

gozar, tengo ojeras y una

sensación de cansancio muchos

días. Pero él es un sol, inteligente

en sus comentarios y respuestas

acertadas, un poco renegón pero

al mismo tiempo un completo

romántico, me encanta cuando

me mira a los ojos y me dice: “Te amo hasta Jesús” (frase patentada por él ya

que no la escuchó antes) y también “Eres la más bella de toda mi vida” me

derrite y lo sabe. Un enano de 5 años diciéndote eso con cara de enamorado

no tiene precio.

También está Ximena mi nena

de dos años, es bella y todo el

tiempo dan ganas de besarla, lo

que me llama la atención es su

independencia y energía pues a

diferencia de su hermano ella

quiere hacerlo todo sola y si no

estoy cerca es poco probable

que voltee a buscarme, ella sola

puede con todo (ella lo piensa)

por eso tengo que estar

corriendo apenas la pierdo de

vista en la casa para ver que

travesura está haciendo. Son tan diferentes, Ximena le encanta bailar y cantar,

está loca por la película de “Frozen” la puede ver mil veces y Mateo es el

tecnológico de la familia, si fuera por él haría una maratón de juegos desde su

Tablet.

Ser mamá cambio mi vida, el corazón